Saltar al contenido
Ayuda VPH

Vacunas para el Virus del Papiloma Humano

vacunas para el virus del papiloma humano

De los numerosos virus que ocasionan el contagio del virus del papiloma humano, los más peligrosos de todos son aquellos que derivan en células cancerígenas, los cuales pueden afectar tanto a hombres como a mujeres, para ello se han desarrollado especialmente unas vacunas para el virus del papiloma humano.

Hasta hace algunos años, se vacunaba solo a las mujeres para prevenir dicho contagio, dejando de lado a los hombres que podían estar afectados también por el mismo virus, pero actualmente se ha seguido un protocolo de vacunación, con el cual  se ha conseguido frenar el avance de la enfermedad, controlando los contagios desde edades tempranas.

Personas que se deben vacunar contra el Virus del Papiloma Humano

La vacunación contra el VPH, como con la mayoría de las enfermedades, se suele hacer en edades tempranas, para poder con esto evitar el contagio de la enfermedad al reforzar las defensas y que puedan combatirlo cuando entre en nuestro organismo.

Las personas indicadas para someterse a la vacunación y las pautas a seguir en cada caso son las siguientes:

Vacunas para el Virus del Papiloma Humano en niños de 11 a 12 años

Todos los niños con edades comprendidas entre los 11 y 12 años de edad deberán someterse a este tratamiento preventivo, que consiste en 2 inyecciones de la misma, siendo la separación recomendada entre ambas de unos 6 a 12 meses. En el caso de que se apliquen ambas inyecciones en periodos de tiempo menores a los 5 meses, lo más seguro es que se haya que aplicar una tercera dosis en un futuro.

Vacunas para el VPH en jóvenes mayores de 15 años

En estos casos se deberán aplicar 3 dosis de la vacuna, siendo la separación entre estas de 6 meses en su conjunto. En estas edades lo que se pretende conseguir es la prevención de la enfermedad antes de que esta se pueda contagiar mediante la actividad sexual. En edades tempranas se vacuna a los jóvenes y niños antes de que comiencen a tener relaciones personales intimas. Se les informa sobre los posibles riesgos a los que se pueden someter, mediante la correspondiente educación sexual.

El objetivo es que tengan conocimiento de los métodos anticonceptivos que existen, y la importancia de utilizar los preservativos para evitar riesgos innecesarios de contraer otro tipo de enfermedades de transmisión sexual.

Todas aquellas personas que ya se hayan vacunado dentro de alguno de estos casos, no necesitaran un refuerzo con el paso de los años, a diferencia de otras vacunas como la gripe. Y por ello una vez completado con éxito alguno de estos ciclos no será necesario volver a repetirlo, considerando al paciente en cuestión inmunizado contra dicho virus.

En los casos de mujeres que se encuentren en periodo de embarazo, o en hombres que han sido diagnosticados con el VIH o que tengan relaciones con otros hombres sin protección; se deberá seguir un protocolo de actuación completamente diferentes, el cual deberá ser informado y controlado por el médico de cabecera correspondiente de cada persona, o en los casos necesarios, por el médico privado que se encuentre gestionando el caso.

Vacunas para el VPH en hombres y mujeres adultos

Dicha vacuna también se podrá administrar a jóvenes adultos, siendo en mujeres hasta los 26 años y en hombres hasta los 21. En estos casos las dosis deberán de ser de 3 unidas, separadas unos 6 meses cada una de las inyecciones, para ambos sexos.

Otro tipo de tratamientos para el Virus del Papiloma Humano

Las vacunas para el virus del papiloma humano sirven para prevenir el contagio del virus, pero actualmente existen estudios que han comprobado su eficacia contra las células pre-cancerígenas que se forman en los genitales pero que todavía no se han activado.

Para combatirlas la mayoría de los pacientes son sometidos a un ciclo de vacunación contra el VPH lo que ha resultado un método eficiente para hacer desaparecer dichas células.

A diferencia de la vacunación, existen otros métodos más invasivos, los cuales se llevan a cabo cuando ya se ha producido el contagio y se han empezado a manifestar los síntomas.

Entre ellos se encuentra la administración de diferentes sustancias contra las verrugas, las cuales son prescritas por un especialista, en algunos casos más agresivos aplicadas por él mismo.

Estos casos son llevados a cabo con aquellos en donde se pueden apreciar verrugas, los cuales suelen ser los menos agresivos y los que se ha demostrado que no terminan derivando en cáncer.

Por el contrario, en los casos en los que si se termina derivando en células cancerígenas, el tratamiento de dichas zonas es igual que el de cualquier cáncer. En estos casos resulta necesario tener que someter al paciente a una cirugía, para extirpar la zona afectada en la que se encuentran los cuerpos extraños; acompañado con sesiones de radio y quimioterapia para poder curar del todo la zona y destruir todo el tejido dañado.

Estos resultan ser los casos más graves de tratar, por la dureza física y mental que tiene que desarrollar el paciente para no venirse abajo, y poder soportar el deterioro inmunológico y físico que dichas técnicas invasivas ocasionan al organismo.

Vacunas para el Virus del Papiloma Humano
5 (100%) 4 votos